Make your own free website on Tripod.com

CATECISMO BREVE

Este librito, titulado CATECISMO, presenta y desarrolla los contenidos esenciales de la doctrina católica mediante un lenguaje sencillo y claro, con la modalidad tradicional de preguntas y res puestas. Y está totalme inspirado en el CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA, documento oficial recientemente publicado.

Esperamos que este Catecismo (N° 3) se convierta en instrumento didáctico indispensable para cate quistas y cate quizandos, profesores, padres de familia y alumnos, por una parte; y, por otra, sirva de apoyo de la fe y de las normas de vida en los diversos niveles.

En efecto,

 Los niños hallarán en el Catecismo los medios de formarse y crecer espiritualmente.

 Los padres de familia tendrán en él el medio de elevar su nivel de vida cristiana, a través del comentario expuesto.

 Los profesores tendrán en sus manos el medio cfi caz para la formación de la personalidad cristiana de sus alumnos.

---------------------------------------------------------

Todo ello, mediante:

— La MEMORIZACIÓN aprendiendo de memoria los textos más esenciales y los conceptos bási cos del dogma, la moral ylos sacramentos de la Iglesia.

— La ASIMiLACIÓN doctrinal, de tal manera que las fórmulas de lafe cristiana vayan quedándo se en la mente y el corazón de los cristianos.

— La COMPRENSIÓN de las preguntas no memo rizadas, que se consigue a través de los comen tarios dialogados que facilitan el conocimiento y práctica de las virtudes y normas que en el Ca tecismo se exponen.

Quiera el Señor bendecir el esfuerzo de los padres y edu cadores cristianos para ayudar a los niños y jóvenes a encon trar la VERDAD y puedan ser fieles a ella con la coherencia de sus vidas.

Los autores

 

La señal de la Santa Cruz

Por la señal *- de la Santa Cruz — de nuestros

+ enemigos — líbranos, Señor, + Dios nuestro.

En el nombre del Padre, y del Hijo,

+- y del Espíritu Santo. Amén.

El Padre nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu Reino;

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

El Avemaría

Dios te salve, María:

llena eres de gracia; el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve.

A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva;

a Ti suspiramos, gimiendo y llorando,

en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

Oh clementísima, oh piadosa,

oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Confesión general

Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor. Amén.

Acto de contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío;

por ser Tú quien eres, Bondad infinita, y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón el haberte ofendido.

Ayudado de tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.

Acto de contrición (Forma breve)

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador y Redentor mío, por ser Tú quien eres

y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido y propongo firmemente nunca más pecar, y apartarme de todas las ocasiones de ofenderte.

Acto de fe

Dios mío, creo en fl, porque eres la verdad misma; también creo firmemente todo lo que cree y enseña la Iglesia Católica, porque Tú lo has revelado y no puedes engañarte ni engañarnos.

Acto de esperanza

Dios mío, espero que, por los méritos de Nuestro Señor Jesucristo, me concederás tu gracia en este mundo; y si observo los mandamientos, la vida eterna en el otro, porque eres infinitamente bueno, infinita mente poderoso y fiel a tus promesas.

Acto de caridad

Dios mío, te amo con todo mi corazón y sobre todas las cosas, porque eres infinitamente bueno y amable; amo también a mi prójimo como a mí mismo, por tu amor.

Gloria

Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres, que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria, te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios Cordero de Dios, Hijo del Padre:

tú que quitas el pecado del mundo,

ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros:

porque sólo tú eres Santo sólo tú, Señor, sólo tú, altísimo Jesucristo.

con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

El Ángelus

• El ángel del Señor anunció a María.

Y ella concibió por obra y gracia del Espíritu Santo.

— Dios te salve María...

• He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí, según tu palabra.

— Dios te salve María...

• El Verbo de Dios se hizo hombre. Y habitó entre nosotros.

— Dios te sa/ve María...

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

El Santo Rosario

Misterios del Santo Rosario

 

Letanías a la Santísima Virgen María

Señor, ten misericordia de nosotros. Cristo, ten misericordia de nosotros. Señor, ten misericordia de nosotros. Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros. Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.

Dios, Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros. Trinidad Santa, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

— Santa María... Ruega por nosotros

— Santa Madre de Dios...

-    Santa Virgen de las vírgenes...

— Madre de Cristo...

— Madre de la divina gracia...

— Madre purísima...

— Madre castísima...

— Madre virginal...

— Madre sin corrupción...

— Madre inmaculada...

— Madre amable...

— Madre admirable...

— Madre del buen consejo...

— Madre del Creador...

— Madre del Salvador...

— Madre de la Iglesia...

— Virgen prudentísima...

— Virgen digna de veneración

— Virgen digna de alabanza...

— Virgen poderosa...

— Virgen clemente...

— Virgen fiel...

— Espejo de justicia...

— Trono de sabiduría...

— Causa de nuestra alegría...

— Vaso espiritual...

— Vaso digno de honor...

— Vaso insigne de devoción...

— Rosa mística...

— Torre de David...

— Torre de marfil...

— Casa de oro...

— Arca de alianza...

— Puerta del cielo...

— Estrella de la mañana...

— Salud de los enfermos...

— Refugio de los pecadores..

— Consuelo de los afligidos...

— Auxilio de los cristianos...

— Reina de los ángeles...

— Reina de los patriarcas...

— Reina de los profetas...

— Reina de los apostóles...

— Reina de los mártires...

— Reina de los confesores...

— Reina de las vírgenes...

— Reina de todos los santos...

— Reina concebida sin pecado original...

— Reina elevada al cielo...

— Reina del Santísimo Rosario...

— Reina de la paz...

* Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo. Perdónanos, Señor

* Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo. Escúchanos, Señor

* Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.

Ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de

Nuestro Señor Jesucristo.

 

Oración:

Te rogamos, Señor Dios, que nos concedas a nosotros, tus siervos, gozar de perpetua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada Virgen María seamos librados de la tristeza presente y disfrutemos de la eterna alegría. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

Oración de la mañana

¡Dios mío y Señor mío! Te doy gracias por haberme creado, redimido, hecho cristiano y conservado la vida.

Te ofrezco mis pensamientos, palabras y obras de este día, a honra y gloria tuya.

No permitas que te ofenda y dame fortaleza para huir de las ocasiones de pecar.

Oración de la noche

¡Dios mío y Señor mío! Te doy gracias por los beneficios que hoy me has concedido. Te pido perdón de toda las faltas

que he cometido durante este día; me pesa de todo corazón el haberte ofendido y propongo firmemente nunca más pecar, ayudado de tu divina gracia.

Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, con vosotros descanse en paz

el alma mía.

Ofrenda a la Virgen María

¡Oh, Señora mía! ¡Oh, Madre mía! Yo me ofrezco todo a ti;

y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser.

Ya que soy todo tuyo, Madre de bondad, guárdame y defiéndeme

como cosa y posesión tuya. Amén

 

Bendita sea tu pureza

Bendita sea tu pureza, y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.

A Ti, celestial Princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco desde este día alma, vida y corazón.

Mírame con compasión.

No me deles, Madre mía.

Bajo tu amparo

Balo tu amparo nos refugiamos, Santa Madre de Dios; no desatiendas las oraciones que te dirigimos en las necesidades y líbranos de todo mal, siempre Virgen, gloriosa y bendita.

Alma de Cristo

Alma de Cristo — santifícanos Cuerpo de Cristo — sá/vanos Sangre de Cristo — embriáganos Agua del costado de Cristo — lávanos Pasión de Cristo — con fártanos Oh, buen Jesús — óyenos Dentro de tus llagas — escóndenos No permitas — que nos apartemos de 77. Del maligno enemigo — defiéndenos En la hora de la muerte — llámanos, y mándanos — ira 77, para que con tus santos — te alabemos, por los siglos de los siglos — Amén.

Al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles

y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Envía, Señor, tu Espíritu para darnos vida, y renovarás la faz de la Tierra.

Oración:

Oh Dios, que iluminas los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos saber lo que es bueno según el mismo Espíritu, y gozar siempre de sus consuelos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Oración de alabanza

Alabado seas, Señor, por todas las cosas creadas, en especial por nuestro hermano sol, que nos da el día. Por él nos iluminas, y porque es bello y radiante, nos trae tu imagen.

Alabado seas, Señor, por nuestra hermana luna y las estrellas; las has formado en el cielo haciéndolas claras, preciosas y bellas.

Alabado seas, Señor, por el hermano viento y por el aire, las nubes, la calma y todo el tiempo.

Alabado seas, Señor por nuestra hermana agua, que es muy útil y humilde.

Alabado seas, Señor, por el hermano fuego, con él alumbras la noche, y es alegre, robusto, fuerte y bello. Alabado seas, Señor, por todas y en todas tus criaturas hechas por tu mano excelsa. Amén.

Oración de la paz (S. Francisco de Asís)

Señor, haz de nosotros instrumentos de tu paz; donde haya odio, pongamos amor, donde haya ofensa, pongamos perdón, donde haya discordia, pongamos unión, donde haya error, pongamos verdad, donde haya duda, pongamos fe, donde haya desesperación, pongamos esperanza, donde haya tinieblas, pongamos alegría. señor, que no busquemos tanto

ser consolados como consolar, ser comprendidos como comprender, ser amados como amar.

Porque dando es como se recibe, olvidando se encuentra, perdonando se es perdonado, muriendo se resucita a la vida eterna. Amén.

Oración al Ángel de la Guarda

Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo, que me perdería.

Ángel del Señor, fiel custodio mío, a quien me ha confiado la divina bondad; dígnate iluminarme, protegerme, dirigirme y gobernarme siempre. Amén.

Bendición de la mesa

Bendice, Señor, a cuantos hoy comemos este pan. Bendice a quienes lo hicieron, a quienes no lo tendrán, y haz que juntos lo comamos en la mesa celestial. Amén.

Acción de gracias

Gracias te damos, Señor, por el pan que nos mantiene, otorga por más favor el darlo a quien no lo tiene.

 

El Credo

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Los mandamientos de la ley de Dios

Los mandamientos de la Ley de Dios son diez: los tres primeros pertenecen al honor de Dios y os otros siete al bien del prójimo.

El primero, amarás a Dios sobre todas las cosas.

El segundo, no tomarás el nombre de Dios en vano.

El tercero, santificarás las fiestas.

El cuarto, honrarás a tu padre y a tu madre.

El quinto, no matarás.

El sexto, no cometerás actos impuros.

El séptimo, no robarás.

EL octavo, no dirás falso testimonio ni mentiras.

El noveno, no consentirás pensamientos ni deseos

impuros.

El décimo, no codiciarás los bienes ajenos.

Estos diez mandamientos se encierran en dos:

Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.

El mandamiento nuevo de Jesús

Dice Jesús:

‘Un mandamiento nuevo les doy: que se amen unos a otros como yo les he amado. En esto conocerán todos que son mis discípulos”.

(Juan 13, 34

Los mandamientos de la Iglesia

El 1°: Oír misa entera los domingos y fiestas de precepto.

El 2°: Confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte, y si se ha de comulgar.

El 3°: Comulgar por Pascua de Resurrección.

El 4°: Ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo manda la Santa Madre Iglesia.

El 5°: Ayudar a la Iglesia en sus necesidades.

 

Los sacramentos

Los sacramentos de la Iglesia son siete:

El primero,             Bautismo.

El segundo,          Confirmación.

El tercero,              Penitencia.

El cuarto,               Eucaristía.

El quinto,              Unción de los enfermos.

El sexto,                 Orden sacerdotal.

El séptimo,            Matrimonio.

Las obras de misericordia son catorce:

 

siete corporales y siete espirituales

Las corporales son éstas:

La primera,            dar de comer al hambriento.

La segunda,          dar de beber al sediento.

La tercera,             vestir al desnudo.

La cuarta,              dar posada al peregrino.

La quinta,              visitar a los enfermos.

La sexta,                visitar a los presos.

La séptima,           enterrar a los muertos.

 

Las espirituales son éstas:

La primera, dar buen consejo al que lo necesita.

La segunda, enseñar al que no sabe.

La tercera, corregir al que yerra.

La cuarta, consolar al triste.

La quinta, perdonar las injurias.

La sexta, sufrir con paciencia a los que nos molestan.

La séptima, rogar a Dios por lo vivos y los muertos.

 

Los dones del Espíritu Santo son siete:

El primero, don de sabiduría.

El segundo, don de entendimiento.

El tercero, don de consejo.

El cuarto, don de fortaleza.

El quinto, don de ciencia.

El sexto, don de piedad.

El séptimo, don de temor a Dios.

 

Las bienaventuranzas son ocho:

1. Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos.

2. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.

3. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

4. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

5. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

6. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

7. Bienaventurados los que buscan la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

8. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

(Mt 5,3-12)

 

INTRODUCCIÓN A LA DOCTRINA CRISTIANA

El nombre de cristiano

1. ¿Eres cristiano?

Sí, soy cristiano por la gracia de Dios.

2. ¿Qué quiere decir cristiano?

Cristiano quiere decir “discípulo de Jesucristo”, que le sigue, vive la fe recibida en el Bautismo y la pone en práctica.

3. ¿Cómo nos hacemos cristianos?

Nos hacemos cristianos por medio del santo Bautismo.

La señal del cristiano

4. ¿Cuál es la señal del cristiano?

La señal del cristiano es la santa Cruz.

6. ¿Por qué la santa Cruz es la señal del cristiano?

La santa Cruz es la señal del cristiano porque nos re cuerda a Cristo crucificado que en ella murió y nos re dimió.

6. ¿De cuántas maneras hacemos en nosotros la se ñal de la Cruz?

Hacemos en nosotros la señal de la Cruz de dos ma neras que son: signarse y santiguarse.

7. ¿Qué es signarse?

Signarse es hacer tres cruces con el dedo pulgar de la mano derecha: la primera, en la frente, diciendo: “Por la señal de la santa Cruz”; la segunda, en la boca, di ciendo: “de nuestros enemigos”; y la tercera, en el pecho, diciendo: “líbranos, Señor, Dios nuestro”.

8. ¿Qué es santiguarse?

Santiguarse es hacer una cruz con la mano derecha desde la frente al pecho, y desde el hombro izquierdo al derecho, diciendo: “En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén “.

9. ¿Para qué hacernos la señal de la Cruz? Hacemos la señal de la Cruz para manifestar que so mos cristianos, amamos a Jesucristo crucificado, y para pedirle que nos ayude en nuestras necesidades y nos libre de todo peligro.

10. ¿Cuándo conviene hacer la señal de la Cruz? Conviene hacer la señal de la Cruz principalmente al levantarnos, al salir de la casa, al entrar en la iglesia, al empezar el trabajo, antes de comer, al acostarnos y, sobretodo, al vernos en alguna necesidad, tentación o peligro.

 

La doctrina cristiana

11. ¿Qué debe saber y vivir el cristiano?

El cristiano debe saber y vivir cuatro cosas:

*Lo que ha de creer: el CREDO.

*Lo que ha de recibir: los SACRAMENTOS.

*Lo que ha de hacer o cumplir: los Mandamientos. 

* Lo que ha de orar: el Padre Nuestro y otras oraciones

  de la Iglesia.

 

VERDADES QUE DEBEMOS CREER

El Credo

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, a resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

12. ¿Qué es el Credo?

El Credo es un compendio de las principales verdades de la fe cristiana.

13. ¿Por qué al Credo se le llama símbolo de los após toles?

Al Credo se le llama símbolo de los apóstoles porque contiene las verdades que enseñaron los apóstoles.

14. ¿Para qué decimos el Credo?

Decimos el Credo para profesar la fe que tenemos los cristianos.

15. ¿En qué consiste la fe de los cristianos?

La fe de los cristianos consiste en creer en Dios y todo lo que Dios ha revelado, y lo que a Iglesia nos propone.

16. ¿Cómo sabemos que es Dios el que ha hablado a los hombres?

Sabemos que es Dios el que ha hablado a os hombres, porque ha confirmado su palabra con grandes obras y milagros y Jesucristo su Hijo así lo ha ratifica do con su Palabra y Resurrección.

17. Cuando sabemos que Dios ha hablado, ¿debemos siempre creer en su palabra?

Sí, cuando sabemos que Dios ha hablado, debemos siempre creer en su palabra, porque Dios nunca pue de engañarse ni engañarnos.

18. ¿Qué cosas debe creer el cristiano?

El cristiano debe creer lo que cree y enseña la Santa Madre Iglesia Católica y Apostólica, porque sólo ella ha recibido de Jesucristo la misión de enseñarnos.

19. ¿Qué cree y enseña nuestra Santa Madre la Iglesia? Nuestra Santa Madre la Iglesia cree y enseña princi palmente las verdades de fe como se contienen en el Credo.

 

20. ¿En cuántas partes se divide el Credo? El Credo se divide en tres partes:

La primera enseña la doctrina que se refiere al Padre y la creación.

La segunda enseña la doctrina que se refiere al Hijo y a la redención.

La tercera enseña la doctrina que se refiere al Espíritu Santo y la santificación y glorificación de los fieles.

 

21. ¿Quién es Dios?

Dios es nuestro Padre, “e(que es”, el Ser infinitamen te perfecto, creador del cielo y de la tierra, “rico en amor y fidelidad”.

 

22. ¿Tiene Dios cuerpo como nosotros?

Dios no tiene cuerpo como nosotros porque es espíritu purísimo.

 

23. ¿Dios ha existido siempre?

Dios ha existido siempre y siempre existirá porque es eterno.

 

24. ¿Por qué decimos que Dios es todopoderoso?

Decimos que Dios es todopoderoso, porque con su sola voluntad hace todo cuanto quiere.

 

25. ¿Dónde está Dios?

Dios está en el cielo, en la tierra y en todo lugar porque es infinito.

 

26. ¿Dios lo ve todo?

Dios lo ve todo, aun nuestros pensamientos.

 

27. ¿Podemos nosotros ver a Dios?

Nosotros no podemos ver a Dios porque, siendo espí ritu purísimo, no tiene cuerpo como nosotros.

28. ¿Podemos conocer a Dios?

Podemos conocer a Dios a través de las obras de la creación, en los acontecimientos importantes de la historia, por la voz de la conciencia y principalmente por la revelación de Jesucristo.

 

29. ¿Cuántos dioses hay? Hay un solo Dios.

 

30. ¿Quién es la Santísima Trinidad?

La Santísima Trinidad es el mismo Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero.

 

31. ¿Cuál es la primera persona de la Santísima Tri nidad?

La primera persona de la Santísima Trinidad es el Padre.

 

32. ¿Cuál es la segunda persona de la Santísima Trinidad?

La segunda persona de la Santísima Trinidad es el Hijo.

 

33. ¿Cuál es la tercera persona de la Santísima Trini dad?

La tercera persona de la Santísima Trinidad es el Espíritu Santo.

 

34. ¿Son UN SOLO DIOS las tres personas de la Santí sima Trinidad?

Sí, las tres personas de la Santísima Trinidad son UN SOLO DIOS verdadero.

 

35. ¿Cada una de las personas de la Santísima Trinidad es Dios?

Sí, cada una de las personas de la Santísima Trinidad es Dios: el Padre es Dios, el Hijo es Dios, el Espíritu Santo es Dios.

 

36. ¿Cuántas personas hay en Dios?

En Dios hay tres personas iguales y distintas, que son:

el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

 

37. ¿Cómo se explica esto?

Esto no se puede explicar porque es un misterio.

 

38. ¿Qué es misterio?

Misterio es una verdad revelada por Dios que no po demos comprender, pero que debemos creer.

Dios Padre

 

39. ¿Por qué decimos que Dios es Padre? Decimos que Dios es Padre porque, desde siempre, Dios tiene un Hijo. Dios es el Padre de nuestro Señor Jesucristo.

 

40. ¿Por qué decimos que Dios es Padre nuestro? Decimos que Dios es Padre nuestro porque nos ha creado y dado a vida; nos ama y cuida con cariño.

Dios creador

 

41; ¿Qué creemos cuando decimos que “Dios es creador del cielo y de la tierra”?

Cuando decimos que “Dios es creador del cielo y de la tierra” creemos que Dios hizo todas las cosas de la nada “por amor”

 

42. ¿Por qué decimos que Dios es Señor de todas las cosas?

Decimos que Dios es Señor de todas las cosas porque todas le pertenecen, las gobierna y cuida de ellas con sabiduría y bondad.

 

43. ¿Para qué creó Dios el universo?

Dios creó el universo para manifestarnos su amor y llenar de bendiciones a todas las criaturas y hacernos semejantes a él.

 

44. ¿Para quién ha creado Dios todas las cosas? Dios ha creado todas las cosas para el hombre, “para que las cuide, conserve y perfeccione

 

45. ¿Qué es a providencia de Dios?

La providencia de Dios es el cuidado amoroso con que Dios conserva y gobierna las cosas y especialmente a los hombres.

 

46. ¿Cuáles son los seres más perfectos que ha creado Dios?

Los seres más perfectos que ha creado Dios son los ángeles y los hombres.

 

47. ¿Qué nos enseñan la Sagrada Escritura y la Iglesia, acerca de los ángeles?

La Sagrada Escritura y la Iglesia nos enseñan acerca de los ángeles tres cosas:

* Que son seres puramente espirituales, inteligentes y libres, creados por Dios para alabarle.

* Que han sido creados también para guiar y ayudar a los hombres en el camino de la salvación.

* Que son servidores de Cristo al que dan gloria y ala ba n za.

 

El hombre

 

48. ¿Qué es la persona humana?

La persona humana, creada a imagen de Dios, es un ser a la vez corporal y espiritual.

 

49. ¿De quién recibimos el alma?

El alma la recibimos de Dios, que la ha creado de la nada para unirla al cuerpo.

 

50. ¿Cómo es nuestra alma?

Nuestra alma es espiritual e inmortal, dotada de en tendimiento y voluntad.

 

51. ¿De quién recibimos el cuerpo?

El cuerpo lo recibimos de Dios, por medio de nuestros padres.

 

52. ¿Para qué fin ha sido creado el hombre?

El hombre ha sido creado para conocer, amar y servir a Dios en esta vida y después gozar de El en la vida eterna.

 

53. ¿Dios creó al hombre solo?

No, Dios, desde el principio, los creó hombre y mujer, iguales en dignidad y los creó el uno para el otro.

 

54. ¿En qué condiciones creó Dios al hombre? Dios creó al hombre bueno, en amistad con su Creador y en armonía consigo mismo y con la creación.

 

El pecado original

 

55. ¿Fueron fieles nuestros primeros padres al plan crea dor de Dios?

No, nuestros primeros padres no fueron fieles al plan creador de Dios ya que, tentados por el diablo, peca rr r r flir

 

56. ¿En qué consistió ese primer pecado?

El primer pecado consistió en rebelarse contra Dios y, prescindiendo de El, querer ser como Dios.

 

57. ¿Cómo se llama ese pecado?

Ese pecado se llama PECADO ORIGINAL.

 

58. ¿A qué llama la Iglesia, pecado original?

La Iglesia llama pecado original a la privación de la san tidad y justicia originales por la cual la naturaleza hu mana quedó herida e inclinada al mal, a causa del pri mer pecado del hombre.

 

59. ¿Cómo se borra el pecado original?

El Bautismo, dando la vida de la gracia de Cristo, borra el pecado original y devuelve al hombre a Dios; pero las consecuencias de ese pecado persisten en el hombre.

 

60. ¿Qué consecuencias tuvo el pecado original?

Por el pecado original, la naturaleza humana quedó debi litada en sus fuerzas, sometida a la ignorancia, al sufri miento y al dominio de la muerte, e inclinada al pecado.

 

61. ¿Quién es el Redentor que Dios prometió y envió a los hombres?

El Redentor que Dios prometió y envió a los hombres es el mismo Hijo de Dios hecho hombre, Jesucristo.

 

62. ¿Quedó alguien preservado de la mancha del peca do original?

Sólo la Santísima Virgen María fue preservada de la mancha del pecado original: éste es el dogma de la Inmaculada Concepción.

 

63. ¿Tuvo Dios misericordia de los hombres?

Sí, Dios tuvo misericordia de los hombres y para sal varios les prometió y envió un Redentor que, con su muerte y resurrección, nos libró del pecado y nos de volvió la vida de hijos de Dios.

 

Jesucristo

 

64. ¿Quién es Jesucristo?

Jesucristo es el Hijo de Dios, que se hizo hombre para redimirnos, darnos ejemplo de vida y enseñarnos el camino de la salvación.

 

65. ¿Jesucristo es verdadero Hijo de Dios?

Sí, Jesucristo es el Hijo único y eterno de Dios.

 

66. ¿Jesucristo es verdadero Dios?

Sí, Jesucristo es verdadero Dios, de la misma natura leza que el Padre.

 

67. ¿Jesucristo es verdadero hombre?

Sí, Jesucristo es verdadero hombre, de la misma natu raleza que nosotros.

 

68. ¿Qué significa el nombre de Jesús?

El nombre de Jesús significa “Dios salva”.

 

69. ¿Qué significa el nombre de Cristo?

El nombre de Cristo significa, “Ungido Mesías”.

 

70. ¿Qué significa que Jesucristo es Señor?

El nombre de Señor significa soberanía divina: Confesar o invocar a Jesús como Señor es creer en su divinidad.

 

71. ¿Qué pruebas tenemos los cristianos de la divini dad de Jesucristo?

Los cristianos tenemos las siguientes pruebas de la divinidad de Jesucristo:

* Las profecías de los libros sagrados cumplidas en su persona.

* Los milagros hechos por Jesucristo en confirmación de su divinidad.

* La resurrección de Jesucristo después de su muerte en la cruz.

* La pureza de su doctrina y moral, dignas solamente de Dios.

* La fundación de la Iglesia y su estabilidad a través de los tiempos, a pesar de las dificultades.

 

La encarnación del Hijo de Dios

 

72. ¿Qué creemos cuando decimos: “Que fue concebi do por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen”?

Cuando decimos: “Que fue concebido por obra y gra cia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen”, creemos que el Hijo de Dios se hizo hombre en las purísimas entrañas de la Virgen María por obra y gra cia del Espíritu Santo, quedando ella siempre virgen.

 

73. ¿Cómo se llama el misterio del Hijo de Dios hecho h orn bre?

El misterio del Hijo de Dios hecho hombre se llama mis terio de la encarnación, en el que se da la admirable unión de la naturaleza divina y de la naturaleza humana en la única persona del Verbo.

 

74. ¿Es la Santísima Virgen María verdadera Madre de Dios?

La Santísima Virgen María es verdaderamente Madre de Dios porque es la Madre del Hijo eterno de Dios hecho hombre, que es Dios mismo.

Vida pública, pasión y muerte del Señor

 

75. ¿Qué hizo Jesucristo durante su vida mortal? Jesucristo, durante su vida mortal, nos enseñó el ca mino del cielo con el ejemplo y la palabra, confirman do su doctrina con milagros y predicando la buena no ticia del reino de Dios.

 

76. ¿Qué creemos cuando decimos: “Padeció bajo el po der de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y se— pultado?

Cuando decimos: “Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado “, creemos que Jesucristo padeció y murió en la cruz para salvar nos, librándonos del pecado y de la muerte eterna.

 

77. ¿Murió Jesucristo verdaderamente?

Sí, Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, murió verdaderamente y fue sepultado.

 

78. ¿Por qué quiso sufrir tanto Jesucristo? Jesucristo quiso sufrir tanto para que comprendamos la gravedad del pecado y a grandeza de su amor para con nosotros.

 

79. ¿Cómo se llama el misterio de la pasión y muerte de Jesucristo?

El misterio de la pasión y muerte de Jesucristo se la ma el misterio de la redención.

 

80. ¿En qué consiste el misterio de la redención? El misterio de la redención consiste en que, “Cristo ha venido a dar su vida como rescate por muchos “, libré n donos del pecado y amándonos hasta el extremo.

 

Resurrección del Señor

 

81. ¿Qué creemos cuando decimos que Jesucristo “des cendió a los infiernos”?

Cuando decimos que “descendió a los infiernos” cree mos que Jesucristo, después de su muerte, descen dió a la morada de los muertos y abrió las puertas del cielo a los justos que le habían precedido.

 

82. ¿Qué creemos cuando decimos: Al tercer día resu citó de entre los muertos”?

Cuando decimos: “Al tercer día resucitó de entre los muertos”, creemos que Jesucristo volvió a la vida con el poder de Dios, su Padre, con su propio poder divino y la fuerza del Espíritu Santo, para no morir jamás.

 

83. ¿Cómo conocieron los apóstoles que Jesucristo había resucitado?

Los apóstoles conocieron que Jesucristo había resuci tado por el hallazgo del sepulcro vacío y por las apari ciones frecuentes del Resucitado en las que Jesús mismo se les reveló lleno de vida inmortal.

 

84. ¿Es importante para el cristiano creer en la resu rrección de Jesucristo?

Sí, para el cristiano es muy importante creer en la re surrección de Jesucristo, porque:

* Es el fundamento y centro de nuestra fe.

* Manifiesta la divinidad de Jesucristo, Señor de la vida.

* Confirma toda su obra redentora y su doctrina.

* Es el principio y garantía de nuestra resurrección futura.

 

85. ¿Qué hizo Jesucristo después de su resurrección? Jesucristo, después de su resurrección, permaneció cuarenta días en la tierra, confirmando a los apóstoles en su doctrina y en la verdad de su resurrección.

 

Ascensión de Jesucristo

 

86. ¿Qué creemos cuando decimos: “Subió a los cie los”?

Cuando decimos: “Subió a los cielos”, creemos que Jesucristo, a los cuarenta días de su resurreción, su bió por su propio poder a los cielos, donde reina con el Padre y el Espíritu Santo.

 

87. ¿Qué nos garantiza la Ascensión de Jesucristo a los cielos?

La Ascensión de Jesucristo a los cielos, nos garantiza que El, como cabeza de la Iglesia, nos precede en el reino glorioso del Padre, y que nosotros, miembros de su cuerpo, vivamos en la esperanza de estar un día con El eternamente.

 

88. ¿Qué hace Jesucristo por nosotros en el cielo?

Jesucristo, en el cielo, intercede sin cesar por nosotros enviándonos constantemente el don del Espíritu Santo.

 

89. ¿Qué significa: “Y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso”?

“Y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopode roso” significa que Jesucristo tiene a gloria y el honor de la Divinidad y ha inaugurado el reino del Mesías, siendo Señor de todo lo creado.

 

El juicio final

 

90. ¿Qué creemos al decir: Desde allí ha de venir a juz gar a vivos y muertos’?

Al decir: “Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muer tos”, creemos que el día del juicio, al final del mundo, Jesucristo vendrá glorioso para llevar a cabo el triunfo definitivo del bien sobre el mal.

 

91. ¿Qué nos enseñó Jesucristo sobre el juicio del últi mo día?

Jesucristo, con su predicación, nos enseñó que en el juicio del último día se pondrá a la luz la conducta de cada hombre y el secreto de los corazones. Entonces, cada uno recibirá el premio o castigo eterno según sus obras y la aceptación o rechazo de la gracia.

 

El Espíritu Santo

 

92. ¿Qué afirmamos cuando decimos: “Creo en el Espí ritu Santo”?

Cuando decimos: “Creo en el Espíritu Santo” afirma mos que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad, que procede del Padre y del Hijo y ha sido enviado a la Iglesia.

 

93. ¿Para qué envió Jesucristo al Espíritu Santo?

Jesucristo envió al Espíritu Santo para construir, ani mar y santificar a su Iglesia, asistiéndola en su obra de evangelización.

 

94. ¿En qué acontecimientos aparece especialmente el don del Espíritu Santo en la historia de la salvación? El don del Espíritu Santo aparece especialmente en los siguientes: En la creación, en el pueblo de Israel, en los profetas, en san Juan Bautista, en la Virgen María, en Cristo, en Pentecostés y en la Iglesia.

 

95. ¿Qué realiza el Espíritu Santo en María?

* El Espíritu Santo prepara a María con su gracia.

* María concibe al Hijo de Dios por medio del Espíritu

Santo.

* El Espíritu Santo manifiesta en María al Hijo del Padre.

* Por medio de María, el Espíritu Santo pone en comu nión a los hombres con Cristo.

La Iglesia

 

96. ¿Qué proclamamos al decir: Creo en la Santa Igle sia Católica”?

Proclamamos que la Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, que ha sido convocado por el Padre, para que los que se incorporan por la fe a Cristo resucitado, caminen hacia el reino definitivo, impulsados por el Espíritu Santo y guiados por los apóstoles y sus sucesores.

 

97. ¿Qué significa la palabra “Iglesia”?

La palabra “Iglesia” significa “convocación”. Designa la asamblea de aquellos a quienes convoca la palabra de Dios para formar el nuevo pueblo de Dios.

 

98. ¿Quién y cómo fundó la Iglesia?

La Iglesia, proyecto amoroso del Padre, la fundó Jesu cristo, escogiendo a los 12 apóstoles como fundamento del nuevo pueblo de Dios, muriendo en la cruz, resuci tando y enviando al Espíritu Santo para que asistiese a los apóstoles.

 

99. ¿Quiénes pertenecen a la Iglesia?

Pertenecen a la Iglesia los bautizados que, en su seno, viven unidos a Cristo por la profesión de la fe, por los sacramentos y por la obediencia a sus legítimos pas tores.

 

1OO. son los rasgos o atributos de a Iglesia?

Los rasgos o atributos de la Iglesia son cuatro: una, santa, católica y apostólica.

 

1O1. qué decimos que la Iglesia es “una”?

Decimos que la Iglesia es “una” porque tiene un solo Señor, confiesa una sola fe, nace de un solo Bautis mo, no forma más que un solo cuerpo, vivificado por un solo espíritu.

 

102. qué decimos que la Iglesia es “santa”? Decimos que la Iglesia es “santa”:

* Porque ya es perfectamente santa en Cristo, en Ma ría y en los santos del cielo.

* Porque aquí, en la tierra, tiene los medios para santi ficar a los hombres.

* Porque muchos de sus hijos llevan ya en la tierra una

vida santa.

 

103. ¿Por qué decimos que la Iglesia es ‘católica”? Decimos que la Iglesia es “católica” porque hasta el fin de los tiempos lleva la plenitud de la fe y la salvación a todos los hombres, sin distinción de razas y culturas.

 

104. ¿Por qué decimos que la Iglesia es “apostólica”? Decimos que la Iglesia es “apostólica” porque está edificada sobre el cimiento de los doce apóstoles: Cris to la gobierna por medio de Pedro y los demás apósto les, presentes en sus sucesores, el Papa y el Colegio de los Obispos.

La Virgen María, los santos y los fieles cristianos

 

105. profesamos cuando decimos: Creo en la co munión de los santos”?

Cuando decimos: Creo en lacomunión de los san tos” profesamos que los fieles cristianos, es decir, los que peregrinan en la tierra, los que se purifican des pués de muertos y los que gozan de la bienaventuranza celeste, todos se unen en una sola Iglesia y participan de sus bienes espirituales.

 

106. qué bienes espirituales participamos por la co munión de los Santos?

Por la comunión de los Santos participamos del amor misericordioso de Dios y de sus santos, y nos comuni camos unos a otros los dones, bienes y tesoros de gracia que cada uno recibe y alcanza de Dios.

 

107. ¿Quién es la Santísima Virgen María?

La Santísima Virgen María es la Madre de Dios y Ma dre de la Iglesia que continúa en el cielo ejerciendo su oficio materno con los cristianos.

 

108. ¿María es verdaderamente “Madre de Dios”?

Sí, María es verdaderamente “Madre de Dios” porque es la madre del Hijo eterno de Dios hecho hombre.

 

109. ¿Por qué María es “Madre de la Iglesia”?

Porque colaboró en forma especialísima a la obra salvadora del Rendentor. Por eso es nuestra Madre en el orden de a gracia.

 

110. ¿Cómo fue esta colaboración?

Esta colaboración la realizó María:

* Por su fe y obediencia a Dios.

* Por su aceptación plena a ser Madre de Dios.

* Por su unión íntima al dolor y muerte de su Hijo en la cruz.

* Recibiéndonos como hijos al pie de la cruz.

* Intercediendo desde el cielo en favor de la Iglesia.

 

111. son los principales privilegios de Ja Santí sima Virgen?

Los principales privilegios de la Santísima Virgen son:

el ser inmaculada en su concepción, Madre de Dios, corredentora, siempre virgen y elevada en cuerpo y alma al cielo.

 

112., culto tributamos los católicos a la Virgen María?

La Virgen María es venerada por la Iglesia con un culto muy especial, por ser Madre de Dios y Madre de la Iglesia. Este culto es esencialmente diferente del cul to de adoración que se da sólo a Dios.

 

113. tributamos ese culto a la Virgen María?

Lo tributamos espe cialmente en las:

* Fiestas litúrgicas

dedicadas a la Ma dre de Dios.

* Oraciones maria nas, especialmente en el rezo del santo rosario.

* Manifestaciones de la religiosidad popu

 

1 14. son los santos?

Los santos son aquellos fieles cristianos que, en el seguimiento e imitación de Jesucristo, han llegado a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad.

 

115. qué los veneramos?

Veneramos a los Santos porque ellos nos estimulan con su ejemplo en el camino de la vida y nos ayudan con su intercesión.

 

116.LCuáles son los principales santos de la Iglesia pe ruana?

Los principales santos de la Iglesia peruana son: santo Toribio A. de Mogrovejo, santa Rosa de Lima, san Martín de Forres, san Juan Macías, san Francisco So lano y sor Ana de los Angeles Monteagudo.

 

1 17. afirmamos de los fieles cristianos? De los fieles cristianos afirmamos:

* Que todos tienen la misma dignidad de hijos de Dios y están igualmente llamados a la santidad.

* Que todos tienen una misma vocación: colaborar en la edificación de la Iglesia por el apostolado.

* Que por voluntad de Dios hay entre los fieles:

— ministros sagrados (obispos, presbíteros y diáconos).

— laicos.

* Que algunos “fieles”, religiosos, institutos seculares y sociedades de vida apostólica, por la profesión de los Consejos Evangélicos se con sagran a Dios y sirven así a la mi Sión de la Iglesia.

El perdón de los pecados y la vida eterna

 

118. ¿Qué creemos al decir: “el perdón de los pecados”? Creemos que por voluntad de Cristo, la Iglesia posee el poder de perdonar los pecados de los bautizados y ella lo ejerce de forma habitual en el sacramento de la Peni tencia por medio de los obispos y de los presbíteros.

 

119. creemos al decir: “la resurrección de los muer tos”?

Creemos que en la resurrección, Dios devolverá la vida incorruptible a nuestro cuerpo transformado. Así como Cristo ha resucitado y vive para siempre, todos noso tros resucitaremos después de la muerte.

 

120. ¿Cuáles son los ‘novísimos” o realidades últimas del hombre?

Las realidades últimas del hombre son: muerte, juicio, infierno y gloria.

 

121. ¿Qué nos dice la fe sobre la muerte?

La fe nos dice sobre la muerte tres cosas:

*Que es el final de la vida terrena y comienzo de la eterna.

*Que es consecuencia del pecado.

*Que ha sido transformada por Jesucristo de maldición y tragedia en bendición y gracia para el cristiano.

 

122. ¿Qué sentido tiene la muerte del cristiano?

Gracias a Cristo resucitado, la muerte del cristiano tie ne un sentido positivo porque:

*En ella Dios nos llama a vivir con El.

*Nos une a Cristo muerto y resucitado.

*Entramos a formar parte de los bienaventurados.

 

123. ¿Qué creemos al decir: “y en la vida eterna”?

Al decir “y en la vida eterna” creemos que, después de la vida presente, hay otra que no tiene fin, donde los bienaventurados vivirán con Dios, felices para siempre.

 

124. de dar cuenta de nuestra vida a Dios? Sí, todos hemos de someter nuestra vida al juicio de Dios, para que cada uno reciba premio o castigo, con forme a lo que hizo durante su vida mortal.

 

125. quién ha establecido Dios Padre como juez de todos los hombres?

Dios Padre ha establecido como juez de todos los hom bres a Jesucristo, que en el juicio final revelará que la justicia y el amor de Dios triunfan sobre el mal y el odio para siempre.

 

126. es la purificación final o purgatorio?

La purificación final o purgatorio es el sufrimiento de los que mueren en la gracia y amistad de Dios y están seguros de su salvación; pero necesitan aún ser purifi cados para llegar a gozar de Dios.

 

127. bueno orar por los difuntos?

Sí, en virtud de la comunión de los santos, podemos ofrecer por ellos el santo sacrificio de la misa, limos nas, indulgencias y obras de penitencia.

 

128. es la indulgencia?

La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena tem poral por los pecados ya perdonados, en cuanto a la culpa.

 

129. concede las indulgencias?

Las concede la Iglesia, que distribuye y aplica con au toridad maternal el tesoro de las gracias de Cristo y los méritos de los santos.

 

13O. puede ser la indulgencia?

La indulgencia es parcial o plenaria según libere de la pena temporal, debida por los pecados, parcial o total mente.

 

131. se necesita para lucrar o ganar una indulgencia?

Para lucrar o ganar una ndulgencia se requiere estar en gracia de Dios y cumplir las condiciones que deter mina la Iglesia en cada caso.

 

132. ¿Qué es el infierno?

El infierno es la separación eterna de Dios y la deses peración por estar alejados de El para siempre y sufrir el fuego eterno.

 

133. ¿Quiénes van al infierno?

Van al infierno los que mueren en pecado mortal.

 

134. ¿Qué es el cielo?

El cielo es la felicidad plena de los hombres que mue ren en gracia y amistad de Dios y que disfrutarán de su visión por toda la eternidad.

 

135. ¿Quiénes van al cielo?

Van al cielo la multitud de hombres y mujeres que mueren en la gracia y amistad de Dios y que con Je sús, María y los ángeles forman la Iglesia celestial.

 

136. expresamos con la palabra “amén”? La palabra “amén”, con la que finaliza el credo y otras oraciones, tiene un sentido de aceptación y fidelidad a Dios; por ella manifestamos nuestra plena adhesión a cuanto se afirma. Quiere de cir: “Así sea”.

SEGUNDA PARTE

SACRAMENTOS QUE HEMOS DE RECIBIR

Los sacramentos

137. ¿Qué es sacramento?

Sacramento es un signo sensible instituido por Jesu cristo para darnos la gracia.

138. ¿Cuántos y cuáles son los sacramentos?

Los sacramentos son siete: Bautismo, Confirmación, Penitencia, Eucaristía, Unción de los enfermos, Orden sacerdotal y Matrimonio.

139. ¿Qué sacramentos se reciben una sola vez?

Se reciben una sola vez el Bautismo, la Confirmación y el Orden sacerdotal, porque imprimen en el alma una señal imborrable que se llama carácter sacramental.

Bautismo

140. ¿Qué es el Bautismo?

El Bautismo es el sacramento que por el agua y el Es píritu perdona el pecado original y todos los pecados personales, da al bautizado la gracia santificante que le hace hijo adoptivo del Padre, miembro de Cristo, templo del Espíritu Santo, le incorpora a la Iglesia y le hace partícipe del sacerdocio de Cristo.

141. ¿Quién es el ministro ordinario del Bautismo?

El ministro ordinario del Bautismo es el sacerdote.

142. En caso de necesidad, ¿quién puede bautizar?

En caso de necesidad puede bautizar cualquier hombre o mujer que tenga uso de razón.

143. ¿Cómo se administra el Bautismo?

El Bautismo se administra sumergiendo en el agua al bautizando o derramando agua natural sobre su cabe za, diciendo al mismo tiempo con intención de bautizar: “Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

144. ¿Cuándo se debe administrar el Bautismo a los niños? El Bautismo se debe administrar a los niños lo antes posible.

145. ¿Por qué se debe administrar pronto el Bautismo a los niños?

Porque es una gracia y don de Dios que no suponen méritos humanos y es necesario para la salvación.

146. ¿Qué nos sugiere la Iglesia sobre los niños que mueren sin Bautismo.

La Iglesia nos invita a tener confianza en la misericordia divina y a orar por su salvación.

147. ¿Quiénes se salvan sin recibir el sacramento del Bautismo?

Se salvan sin recibir el Bautismo los que padecen la muerte a causa de la fe, y todos los hombres que, bajo el impulso de la gracia, sin conocer a la Iglesia, buscan sinceramente a Dios y se esfuerzan por cumplir su voluntad.

 

Confirmación

148. ¿Qué es la Confirmación?

La Confirmación es el sacramento que, por la imposi ción de manos y la unción del obispo, da el Espíritu Santo.

Se nos da para enraizamos más profundamente en la filiación divina, incorporarnos más firmemente a Cris to, hacer más sólido nuestro vínculo con la Iglesia, aso ciarnos más a su misión y ayudarnos a dar testimonio de la fe cristiana por la palabra acompañada de las obras.

149. ¿Quién instituyó el sacramento de la Confirmación El sacramento de la Confirmación lo instituyó Jesu cristo,

150. ¿Cuándo fue instituido este sacramento?

La tradición viva de la Iglesia ve en la imposición de las manos, hecha por los apóstoles a los ya bautizados, el origen del sacramento de la Confirmación, que perpe túa en la Iglesia la gracia de Pentecostés.

151. ¿Qué condiciones debe cumplir el candidato a la Confirmación, si tiene uso de razón?

Debe estar bautizado, profesar la fe, estar en estado de gracia, tener la intención de recibir el sacramento y estar preparado para asumir su papel de discípulo y de testigo de Cristo en la comunidad eclesial yen los asun tos temporales.

152. ¿Quién es el ministro de la Confirmación?

El ministro ordinario de la Confirmación es el obispo, quien puede delegar en un sacerdote. En peligro de muerte debe confirmar cualquier sacerdote.

153. ¿Cómo se celebra el sacramento de la Confirma ción?

El sacramento de la Confirmación se celebra de esta manera: El obispo impone su mano sobre la cabeza del confirmando y le unge en la frente con el santo crisma, mientras pronuncia estas palabras: “Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo’.

Penintencia

154. ¿Qué es la Penitencia, Confesión o Reconciliación? Es el sacramento por el que se perdonan todos los pecados cometidos después del Bautismo.

 

155. ¿Cuándo instituyó Jesucristo este sacramento?

Cuando Jesucristo se apareció a sus apóstoles y les dijo: ‘Reciban el Espíritu Santo; a quienes ustedes perdonen, queden perdonados, y a quienes no libren de su pecado, queden atados” )Jn. 20, 22-33).

156. ¿Qué actos constituyen el sacramento de la Penintencia?

El sacramento de la Penitencia está constituido por el conjunto de los actos realizados por el penitente y por la absolución del sacerdote.

El sacerdote nos perdona los pecados con estas pala bras: “Dios Padre misericordioso, que reconcilió con sigo al mundo por la muerte y resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pe cados, te conceda por el ministerio de la Iglesia el per dón y la paz. Y yo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espírtu Santo.

157. ¿Cuáles son los actos que realiza el penitente? Los actos del penitente son:

* El arrepentimiento o dolor de los pecados.

* La confesión o manifestación de los pecados al sa cerdote.

* El propósito de realizar la reparación y la penitencia impuesta por el sacerdote.

Antes de la confesión se requiere un cuidadoso exa men de conciencia.

158. ¿Qué es el arrepentimiento?

El arrepentimiento es el dolor del alma por los peca dos cometidos y el propósito firme de no volver a pe car y evitar las ocasiones de pecado.

159. ¿Cómo puede ser el arrepentimiento?

El arrepentimiento puede ser “perfecto” si es inspira do por el amor a Dios, e “imperfecto” si está fundado en otros motivos, por ejemplo, en el temor, la vergüen za, etc.

160. ¿Qué es la satisfacción?

Es la obra de caridad o penitencia que el sacerdote propone al penitente y que éste, perdonado, acepta y se compromete a realizar.

161. ¿Qué pecados tenemos que manifestar en la Con fesi ón?

En la Confesión tenemos obligación de manifestar to dos los pecados graves o mortales no confesados, y también se recomienda vivamente confesar los pe cados veniales.

Eucaristía

162. ¿Qué es la Eucaristía?

La Eucaristía es el sacramento memorial de la Pascua de Cristo, es decir, la obra de la salvación realizada por la vida, la muerte y resurreción de Cristo.

163. ¿Qué entendemos por memorial de la Pascua de Cristo?

Por memorial de la Pascua de Cristo entendemos que. en la Eucaristía, Cristo está presente de un modo mis terioso, pero real, con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divi nidad, y actualiza la obra de la salvación.

164. ¿Cómo se realiza esta presencia de Jesucristo en la Eucaristía?

La presencia de Cristo en la Eucaristía se realiza por medio de la consagración, por la que se convierten el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

165. ¿Cómo se llama esta maravillosa conversión? La Iglesia llama esta a maravillosa conversión la “transubstanciación”.

166. ¿Quiénes pueden consagrar la Eucaristía? Sólo los presbíteros o sacerdotes, válidamente orde nados, pueden consagrar el pan y el vino para que se conviertan en el Cuerpo y Sangre de Cristo.

167. ¿Qué es la hostia antes de la consagración? La hostia antes de la consagración es pan de trigo.

168. ¿Qué hay en el cáliz antes de la consagración? En el cáliz antes de la consagración hay vino de la vid con unas gotas de agua.

169. ¿Cómo está Jesucristo en la Eucaristía? Jesucristo está, misteriosa pero realmente todo ente ro, en todas y cada una de las partes de las sagradas especias.

170. ¿Cuándo instituyó Jesucristo la Eucaristía? Jesucristo instituyó la Eucaristía, como memorial de su muerte y resurrección, en la última Cena y ordenó a sus apóstoles celebrarla en memoria suya hasta su retorno.

171. ¿Qué es la misa?

La misa es el acto de culto en el que se perpetúa el sacrificio único de Cristo en la cruz; al mismo tiempo, es el banquete en el que recibimos el Cuerpo y la San gre del Señor.

172. El sacrificio de la misa ¿es el mismo sacrificio de la Cruz?

Sí, el sacrificio de la misa es el mismo sacrificio de la Cruz, porque en él se ofrece y sacrifica el mismo Jesu cristo, aunque de un modo incruento, es decir, sin pa decer ni morir.

173. ¿Cuáles son los fines de la misa? Los fines de la misa son cuatro:

* Adorar y alabar a Dios.

* Darle gracias por sus beneficios.

* Satisfacer por los pecados de los vivos y los difuntos.

* Pedirle beneficios espirituales y temporales.

174. ¿Cuáles son las partes principales de la misa? Las partes principales de la misa son dos:

* La liturgia de la palabra en la que se leen textos de la Sagrada Escritura y se pronuncia la homilía.

* La liturgia de la Eucaristía que comprende: la plegaria eucarística, la consagración y la comunión.

175. ¿Qué es Ja Sagrada Comunión?

La Sagrada Comunión es recibir al mismo Jesucristo bajo las especies de pan y vino.

176. ¿Qué frutos nos da la sagrada Comunión?

*Acrecienta nuestra unión con el Señor.

* Nos perdona los pecados veniales y nos preserva de pecados graves.

*Aumenta nuestro amor a Dios y al prójimo.

* Fortalece la unidad de la Iglesia.

*Aviva en nosotros el deseo de la vida eterna.

177. ¿Puede comulgar el que está en pecado mortal? No. Si uno tiene conciencia de estar en pecado mortal, no debe acercarse a comulgar sin haber recibido pre viamente la absolución en el sacramento de la peni tencia; de lo contrario comete un sacrilegio.

178. ¿Qué es guardar el ayuno eucarístico? Guardar el ayuno eucarístico es no haber comido ni bebido desde una hora antes de comulgar. El agua no rompe el ayuno.

179. ¿Qué recomienda la Iglesia sobre la Comunión? La Iglesia recomienda vivamente a los fieles que reci ban la Sagrada comunión cada vez que participan en la celebración de la Eucaristía, y les impone la obligación de hacerlo al menos una vez al año.

Unción de los enfermos

180. ¿Qué es la Unción de los enfermos?

Es el sacramento que tiene por fin dar una gracia es pecial al cristiano que padece a causa de una enferme dad grave o por las dificultades inherentes a la vejez.

181. ¿Quién y cuándo se instituyó el sacramento de la Unción de los enfermos?

El sacramento de la Unción de los enfermos lo institu yó Jesucristo cuando a lo largo de su vida pública cura ba a los enfermos, y recomendó a la Iglesia el cuidado de ellos. Lo promulgó el apóstol Santiago con estas palabras:

“El que esté enfermo que llame a los presbíteros de la Iglesia para que rueguen por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor. La oración hecha con fe salva rá al enfermo; el Señor lo levantará y, si ha cometido pecados, le serán perdonados” (Sant. 5, 14-1 51

182. ¿Cuándo se debe recibir la Unción de los enfermos? Se debe recibir la Unción de los enfermos cuando uno se encuentre en peligro de muerte o, a causa de enfer medad, vejez u otra circunstancia, peligre su vida.

183. ¿Se puede recibir varias veces el sacramento de la Unción de los enfermos?

Sí. Cada vez que el cristiano cae gravemente enfermo puede recibirlo, y también cuando, después de haberlo recibido, la enfermedad se agrava.

184. ¿Quién puede administrar el sacramento de la Un ción de los enfermos?

Sólo los sacerdotes (presbíteros y obispos) pueden administrarlo. Para conferirlo ungen con el óleo ben decido por el obispo la frente y las manos del enfermo rezando al mismo tiempo las oraciones litúrgicas del sacramento.

185. ¿Qué efectos produce el sacramento de la Unción de los enfermos?

* La unión del enfermo a la Pasión de Cristo, para su bien y el de toda la Iglesia.

* El consuelo, la paz y el ánimo para soportar cristia namente los sufrimientos de la enfermedad o de la vejez.

* El perdón de los pecados, si el enfermo arrepentido

no ha podido obtenerlo por el sacramento de la pe nitencia.

* El restablecimiento de la salud corporal, si conviene a la salud espiritual.

* La preparación para el paso a la vida eterna.

186. ¿Cómo puede ayudar la familia al que esté en peli gro de muerte por vejez o enfermedad?

La familia debe avisar oportunamente al sacerdote para que le administre el sacramento de la Unción de los enfermos, y orar por él e invitarle a arrepentirse de sus faltas, a confiar en Dios y a ofrecer sus dolores al Señor.

Orden sacerdotal

187. ¿Qué nos enseña la Iglesia sobre el sacerdocio? La Iglesia nos enseña principalmente cuatro cosas:

* Que no hay más que un sacerdocio y un único sacer dote: Cristo, ya que El es el único mediador entre Dios y los hombres.

*Que todos los fieles cristianos, por su unión a Cristo Sacerdote, participan del sacerdocio único de Cristo, y lo ejercen según su propia vocación. Este sacerdo cio se llama “sacerdote común”.

*Que algunos miembros del pueblo de Dios partici pan de un modo especial de la misión de Cristo Sa cerdote, Profeta y Rey por el “ministerio sacerdotal”, conferido por el sacramento del Orden.

* Que este sacerdocio ministerial se ejerce “en la per sona de Cristo Cabeza” y en nombre de toda la Igle sia, para el servicio del pueblo santo de Dios.

188. ¿Qué es el Orden?

Es el sacramento por el cual el obispo, en comunión con toda la Iglesia, otorga el sacerdocio ministerial a algunos candidatos elegidos, para que ejerzan la mi sión que Cristo encomendó a sus apóstoles.

189. ¿A qué llamamos sacerdocio ministerial? Llamamos sacerdocio ministerial a aquella participa ción del sacerdocio de Cristo que algunos cristianos reciben, por el sacramento del Orden, a fin de que sir van al pueblo de Dios como obispos, presbíteros o diáconos.

190. ¿Cómo se otorga el sacramento del Orden? El sacramento del Orden se otorga por la imposición de las manos del obispo sobre el elegido, seguida de una oración de consagración en la que se pide a Dios que envíe el Espíritu Santo, a fin de que reciba las gra cias requeridas para su ministerio.

191. ¿Qué efectos produce el sacramento del Orden?

El sacramento del Orden produce, en el ministro orde nado, los siguientes efectos:

* La configuración con Cristo, mediante el don del Es píritu Santo.

*Graba en el alma del sacerdote una huella espiritual indeleble, que se llama “carácter’.

* Le da el poder para realizar los sacramentos y ejercer la misión de Cristo.

192. ¿Cuál es la misión del ministerio sacerdotal?

La misión del ministerio sacerdotal, por ser la misma que la de Cristo, es triple:

* Enseñar el misterio de Dios.

* Celebrar el culto divino.

* Gobernar pastoralmente al pueblo de Dios.

193. ¿Cómo puede ser el ministerio sacerdotal?

El ministerio sacerdotal puede ser de tres grados: El de los obispos, el de los presbíteros y el de los diáconos.

194. ¿Quién es el obispo?

El obispo es el que recibe, por el sacramento del Or den, la plenitud del sacerdocio, que lo hace sucesor de los apóstoles y lo incorpora al Colegio Episcopal, bajo la guía del Papa, sucesor de Pedro, para regir una porción de la Iglesia.

195. ¿Quiénes son los presbíteros?

* Por el sacramento del Orden, los presbíteros reci ben la consagración sacerdotal que los une a Cristo Sacerdote y los capacita para actuar ‘en su nombre y poder”, predicando, realizando los sacramentos y gobernando pastoralmente la comunidad cristiana que les ha sido encomendada.

* Los presbíteros son los colaboradores más directos del obispo en el ejercicio pastoral y forman con él el Presbítero Diocesano.

196. ¿Quiénes son los diáconos?

Los diáconos son ministros ordenados para las tareas de servicio a la Iglesia; no reciben el sacerdocio minis terial; pero la ordenación les concede funciones im portantes en el ministerio de la palabra, el culto, el go bierno pastoral y el servicio de la caridad.

197. ¿Quiénes pueden recibir el sacramento del Orden? La Iglesia confiere el sacramento del Orden únicamente a los varones bautizados, con aptitudes reconocidas, y cuya vocación divina es aceptada por la misma Iglesia que los llama. En la Iglesia latina sólo se confiere a los candidatos que aceptan libremente el celibato y se comprometen a guardarlo por toda la vida.

198. ¿A quién corresponde administrar el sacramento del Orden?

Corresponde a los obispos únicamente administrar el 1 sacramento del Orden en sus tres grados.

 

Matrimonio

199. ¿Qué es el matrimonio?

El matrimonio es el sacramento que da a los casados la gracia para perfeccionar su amor, cumplir sus debe res como esposos y padres y santificar la familia.

200. ¿Qué condiciones se requieren para contraer ma trimonio?

Para contraer matrimonio se requiere:

* Estar bautizado.

* No estar unidos por vínculo matrimonial anterior.

* Recibir el matrimonio libre y voluntariamente.

* Recibir el sacramento en gracia de Dios.

* Aceptar las características esenciales del matrimonio.

201. ¿Qué otros aspectos se deben tener en cuenta? Se deben tener en cuenta principalmente los siguien tes aspectos:

* Madurez humana, es decir, capacidad para conocerse, comprenderse, comprometerse y amarse portoda la vida.

* Compromiso de vivir el matrimonio de acuerdo a la ley de Cristo y de la Iglesia.

* Suficiente formación religiosa para vivir cristianamente.

202. ¿En qué se funda el sacramento del matrimonio? El matrimonio se funda en el consentimiento de los contrayentes, es decir, en la voluntad de darse mutua y definitivamente, con el fin de vivir una alianza de amor fiel y fecundo.

203. ¿Cuáles son las características esenciales del ma trimonio?

Las características esenciales del matrimonio son: la unidad, la indisolubilidad y la apertura a la fecundidad.

204. ¿En qué consiste la unidad?

La unidad consiste en el amor exclusivo y único de los esposos.

205. ¿En qué consiste la indisolubilidad?

La indisolubilidad consiste en que el matrimonio no se puede romper, esto es, que dura hasta la muerte de uno de los esposos.

206. ¿En qué consiste la apertura a la fecundidad?

La apertura a la fecundidad consiste en que los esposos están abiertos a la transmisión de la vida, es decir, que no ponen impedimentos a la procreación responsable.

207. ¿Cómo se hace la celebración del sacramento del matrimonio?

La celebración del sacramento del matrimonio se hace ordinariamente de modo público, dentro de una cele bración litúrgica, ante el sacerdote o ministro de la Igle sia y los testigos, manifestando el mutuo amor de esposos.

208. ¿Qué pecado comete el cristiano que, viviendo su consorte, se une con otra persona?

El cristiano que, viviendo su consorte, se une con otra persona comete grave pecado de adulterio.

209. ¿El matrimonio civil es sacramento?

No, el matrimonio civil no es sacramento; pero, según las leyes estatales, puede ser conveniente y necesa rio para garantizar los derechos civiles a los esposos y a sus hijos.

210. ¿En qué situación están los divorciados que con traen nuevo matrimonio, los casados sólo civilmen te y los convivientes?

Los que viven en alguna de estas situaciones no están separados de la Iglesia; pero no pueden recibir la Eu caristía; sí están llamados a regularizar su situación, vivir cristianamente y, sobre todo, a educar a sus hijos en la fe.

211. ¿Puede admitirse el divorcio?

No, porque todo matrimonio válidamente celebrado es indisoluble.

212. ¿Qué es el hogar cristiano? El hogar cristiano es el lugar en que los hijos reciben el pri mer anuncio de la fe; es co munidad de gracia y oración, escuela de virtudes humanas y de caridad cristiana.

ERCERA PARTE

LOS MANDAMIENTOS

QUE HEMOS DE CUMPLIR

Los mandamientos de la ley de Dios

213. ¿Qué podemos decir de! decálogo o de los manda mientos de la ley de Dios?

Podemos decir que son una manifestación del amor de Dios a los hombres y una invitación a participar en su misma vida divina, por el cumplimiento de esas normas plasmadas en los mandamientos.

214. ¿En qué momento reveló Dios el decálogo?

La revelación de Dios ha sido lenta y progresiva, y los mandamientos fueron grabados desde el principio en el corazón de todos los hombres; pero quiso revelarse especialmente a Moisés y al pueblo de Israel, dándo les a conocer más claramente sus mandamientos y promulgando solemnemente su ley divina.

215. ¿Cómo ha sido llevada esta ley a su plenitud?

Esta revelación de la ley de Dios ha sido llevada a su plenitud por Jesucristo en el mandamiento nuevo del amor que es el compendio de todos los mandamientos.

216. ¿Son los mandamientos una carga para los hom bres?

No, los mandamientos no son una carga para los hom bres; sino, al contrario, son un don de Dios que nos hace conocer su santa voluntad. Sólo cumpliéndolos nos sentiremos felices aquí en la tierra y eternamente en el cielo.

Primer mandamiento

217. ¿Qué nos manda el primer mandamiento: “Ama rás a Dios sobre todas las cosas’?

Nos manda creer en Dios, esperar en Él, amarle y dar le el culto debido.

218. ¿Qué nos pide la fe en Dios?

La fe en Dios nos pide que alimentemos y guardemos con prudencia y vigilancia nuestra fe y que rechace mos todo lo que se opone a ella.

219. ¿Cómo podemos pecar contra la fe? Podemos pecar contra la fe:

*Con la “duda voluntaria”, rechazando tener por ver dadero lo que Dios ha revelado y la Iglesia propone creer.

*Con la “incredulidad”, o sea, menospreciando la ver dad revelada o rechazando voluntariamente prestar le asentimiento.

220. ¿Qué es esperar en Dios?

Es aguardar confiadamente la bendición divina y la bien aventurada visión de Dios; es también el temor de ofen der el amor de Dios y de provocar su castigo.

221. ¿Cómo se puede pecar principalmente contra el amor de Dios?

Se puede pecar principalmente por:

*La “indiferencia” que descuida o rechaza el amor a Dios.

* El “odio a Dios” que se opone al amor de Dios, cuya bondad niega, y lo maldice porque condena el peca do e impone penas.

222. ¿Qué nos prohíbe, además, el primer mandamien to de la ley de Dios?

El primer mandamiento de la ley de Dios nos prohibe además todas las prácticas de magia negra y de hechi cería por las cuales se pretende obtener poderes so brenaturales sobre el prójimo y dominar las potencias ocultas, aunque sea para procurar el bien de los de más. También prohíbe las prácticas de espiritismo, re curriendo a “médiums” o a otros procedimientos para explotar la credulidad de las personas.

223. ¿En qué consiste la superstición?

La superstición es el vicio de atribuir poderes mágicos

y sobrenaturales a ciertos objetos y prácticas por sí

mismas o por su valor material.

Es superstición, también, atribuir eficacia sobrenatural

a la sola materialización de las oraciones o de los sig nos sacramentales, prescindiendo de la intencionalidad

y de la disposición interior que se requieren.

Segundo mandamiento

224. ¿Qué nos manda el segundo mandamiento: “No tomarás el nombre de Dios en vano”?

El segundo mandamiento nos manda respetar el nom- ‘ bre de Dios: “El nombre del Señor es santo”.

 

225. ¿Qué nos prohíbe el segundo mandamiento?

El segundo mandamiento nos prohíbe el uso inconve niente del nombre de Dios. La blasfemia, que es una injuria a Dios, a la Virgen y a los santos. El perjurio, o sea, poner a Dios como testigo de un juramento falso.

226. ¿Qué es jurar o hacer juramento?

Hacer juramento es tomar a Dios por testigo de lo que se afirma.

227. ¿Qué hay que tener en cuenta al jurar?

Que se debe jurar con verdad, con sensatez y con jus ticia.

228. ¿Cómo podemos obrar de acuerdo a estas cualida des?

Teniendo en cuenta:

* Que no hay que jurar por motivos fútiles o sin impor tancia.

*Que podemos negarnos a jurar cuando el juramento es exigido por autoridades civiles ilegítimas.

*Que no se puede jurar cuando el juramento es im puesto con fines contrarios a la dignidad de las per sonas o a la comunión de la Iglesia.

Tercer mandamiento

229. ¿Qué nos manda el tercer mandamiento: Santifi carás las fiestas?

El tercer mandamiento nos manda honrar a Dios con obras de cristiana piedad los domingos y los días de fiesta establecidos por la Iglesia, y descansar.

230. ¿Cuál es el principal acto religioso con que honra mos a Dios en los domingos o días de fiesta? El acto principal es la santa misa. Es una obligación grave para el cristiano y se puede cumplir con el pre cepto asistiendo a la misa el día de fiesta o el día ante rior por la tarde.

231. ¿Quién está excusado de asistir a misa los días de precepto?

Están excusados los que por una “razón seria” no pueden asistir (por ejemplo, enfermedad, el cuidado de niños pequeños...) o dispensados por su propio pastor.

232. ¿Por qué se prohíbe trabajar en los días de fiesta?

* Para tener tiempo y poder dar a Dios el culto debido.

* Para que todos disfruten del tiempo de descanso y de solaz suficiente que les permita cultivar su vida familiar, cultural, social y religiosa.

233. ¿Qué otras obras buenas se pueden hacer los días de fiesta?

* Prestar ayuda a los necesitados: enfermos, débiles, ancianos, etc., y hacer obras de apostolado.

* Dedicar a su familia el tiempo y los cuidados difíciles de prestar los otros días de la semana.

* Acrecentar la vida interior y cristiana, dedicándose a la lectura, meditación, etc.

Cuarto mandamiento

234. ¿Qué nos manda el cuarto mandamiento: Honra rás a tu padre y a tu madre?

El cuarto mandamiento nos manda que honremos a nuestros padres a los que debemos la vida y que nos han transmitido el conocimiento de Dios.

235. ¿A quiénes se dirige expresamente el cuarto man damiento?

Se dirige expresamente a los hijos en sus relaciones con sus padres, porque es la relación más universal. Se refiere también a las relaciones de parentesco con los demás miembros del grupo familiar: abuelos y an tepasados, para quienes exige que se les tribute ho nor, afecto y reconocimiento.

236. ¿Qué nos manda, también, el cuarto mandamien to?

El cuarto mandamiento nos manda, también honrar y respetar a todos los que Dios ha investido de autori dad para nuestro bien, como maestros, patronos, je fes y autoridades eclesiásticas, civiles y militares que nos gobiernan.

237. ¿Qué deberes impone el cuarto mandamiento a los hijos?

Los hijos deben a sus padres: amor, respeto, obedien cia y asistencia.

238. ¿Quiénes pecan contra el cuarto mandamiento? Pecan contra el cuarto mandamiento los hijos que no obedecen a sus padres; los que no los socorren en sus necesidades, y los que los maldicen o hacen burla de ellos, les levantan la mano, o les abandonan en su ancianidad.

239. ¿Qué obligación tienen los padres para con sus hi jos?

Los padres para con sus hijos tienen la obligación de alimentarles, educarles, corregirles, darles buen ejem plo y, a su tiempo, estado de vida, que no sea contra rio a su voluntad y vocación.

240. ¿Qué exigencias tienen este mandamiento para todos aquellos revestidos de autoridad? Este mandamiento exige a padres, tutores, maestros, magistrados, gobernantes y a todos los que ejercen una autoridad sobre otros o sobre una comunidad de personas, el cumplimiento de sus deberes y el cuida do de sus subordinados.

241. ¿Qué obligaciones tienen las autoridades públicas para con los ciudadanos?

Las autoridades públicas tienen las siguientes obliga ciones:

* Cumplir los deberes propios de su cargo.

* Respetar los derechos fundamentales de la persona humana y las condiciones del eercicio de su libertad.

*No imponer normas o leyes contrarias a la moral y a la justicia.

242. ¿Qué deberes impone a losciudadanos el cuarto man damiento con respecto a las autoridades legítimas? El deber de cooperar con las autoridades civiles en la construcción de la sociedad en un espíritu de verdad, justicia, solidaridad y libertad.

Quinto mandamiento

243. ¿Quiénes pecan contra el quinto mandamiento: «No matarás?

Pecan contra el quinto mandamiento los que delibera damente:

* Matan o hieren gravemente a otro.

* Practican o colaboran en el aborto o la eutanasia.

*Se quitan la vida a sí mismos.

* Colaboran o participan en acciones que atentan contra la vida, la salud y libertad de los demás: terrorismo, tráfico y consumo de drogas, comercio ilegal de armas, etc.

* No respetan la persona humana o su dignidad, tanto en su alma, escandalizando gravemente a otros, como en su cuerpo, lesionándolo de cualquier modo.

* Promueven guerras o no colaboran con la paz de las personas y los pueblos.

244. ¿Por qué el aborto es pecado contra el quinto man damiento?

El aborto es pecado contra el quinto mandamiento y está penado con la excomunión porque, desde su con cepción, el niño es un ser humano y tiene derecho a la vida.

245. ¿Quiénes pecan además contra este mandamiento? Pecan además contra este mandamiento los que se quitan la vida, se ponen sin justa causa en peligro de perderla, se lesionan voluntaria y gravemente, o con sumen drogas, alcohol en exceso, etc.

246. ¿Qué dice la Iglesia sobre a guerra?

Que teniendo en cuenta los males e injusticias que ocasiona toda guerra, debemos hacer lo posible para evitarla.

247. ¿Qué criterios orientativos conviene tener en cuenta con respecto -al quinto mandamiento?

Conviene tener en cuenta los siguientes:

* El que defiende su vida justa y proporcionadamente no es culpable de homicidio, incluso cuando se ve obligado a dar a su agresor un golpe mortal.

* La legítima defensa puede ser no solamente un de recho sino un deber grave para el que es responsa ble de la vida de otro, del bien común de la familia o de la sociedad.

* Si los medios incruentos bastan para defender las vidas humanas contra el agresor, no deben emplear- se medios cruentos.

* Que siempre el amor y la caridad superan y perfec cionan la justicia y nos invitan a respetar la vida hu mana y corregir al culpable sin causarle la muerte.

 

Sexto mandamiento

248. ¿Qué nos prohíbe el sexto mandamiento: “No co meterás actos impuros”?

El sexto mandamiento nos prohíbe los actos contra rios a la castidad como la masturbación, la fornicación, las relaciones prematrimoniales, las actividades por nográficas, las prácticas homosexuales, etc.

249. ¿Qué debemos hacer para ser siempre puros?

Para ser siempre puros debemos:

*Acudir frecuentemente a Dios y a las fuentes de la gracia que Él ha puesto a nuestro alcance: Sacramen tos, oración, penitencia.

* Ejercer con prontitud nuestra voluntad de conservar nos en gracia, libres de todo pecado.

* Evitar las malas compañías, el ocio, los espectáculos y lecturas indecentes, y toda ocasión que nos lleve a pecar.

* Rechazar con prontitud los malos pensamientos.

250. ¿Cuáles son los medios más eficaces por mante nerse siempre puros?

Los medios más eficaces para mantenerse siempre puros son:

* Rezar, especialmente cuando somos tentados.

*Confesarse y comulgar frecuentemente.

*Tener una filial devoción a María Santísima.

* Pensar que Dios Padre nos invita a ser puros, y está siempre presente en nuestra vida.

* Crecer en el dominio personal.

251. ¿Se puede pecar contra el sexto mandamiento den tro del matrimonio?

Sí, cuando los esposos faltan a la fidelidad en el amor indisoluble que se prometieron y, también, si en la re gulación de la natalidad utilizan medios contrarios a la ley de Dios y a la vida.

252. ¿Qué otros pecados contra el sexto mandamiento son opuestos al matrimonio?

Otros pecados contra el sexto mandamiento, opues tos al matrimonio son: el adulterio, el divorcio, la poli gamia, la unión libre y no respetar al otro en su digni dad sexual.

Séptimo mandamiento

253. ¿Qué nos manda el séptimo mandamiento: No ro barás”?

El séptimo mandamiento nos manda practicar la justi cia y la caridad en el uso de los bienes de la tierra y de los frutos del trabajo de los hombres, no quitando o dañando los bienes de los demás.

254. ¿Qué nos exige el séptimo mandamiento con res pecto a la justicia?

El séptimo mandamiento nos exige:

* Respetar los bienes de los demás.

* Dar un trato digno y una justa remuneración al obrero

por su trabajo.

* Cumplir responsablemente las obligaciones labora les y profesionales.

* Socorrer a los que carecen de lo esencial para la vida,

pues la propiedad privada no anula el destino univer sal de los bienes.

255. ¿Qué nos prohíbe el séptimo mandamiento? El séptimo mandamiento nos prohíbe quitar o retener lo ajeno contra la voluntad de sus dueños, y causar daño al prójimo en sus bienes.

256. ¿Cómo podemos causar daño al prójimo en sus bienes?

Podemos causar daño al prójimo en sus bienes, sien do injustos en las relaciones económicas y comercia les, engañando, abusando de los precios o calidad de los productos y dañando o destruyendo sus bienes.

257. ¿Qué debe hacer el que roba o causa daño a los bienes ajenos?

El que roba o causa daño al prójimo en sus bienes debe, además de confesar su pecado, restituirlos a su legíti mo dueño y reparar en lo posible y cuanto antes el daño causado.

258. ¿Cómo podemos practicar la caridad a la que nos invita el séptimo mandamiento?

Amando a los pobres y necesitados, socorriéndoles en sus pobrezas materiales, culturales o religiosas y no acumulando, abusivamente, riquezas que produz can desigualdades clamorosas.

Octavo mandamiento

259. ¿Qué nos manda el octavo mandamiento: “No di rás falso testimonio ni mentirás”?

Nos manda decir la verdad y respetar la fama del prójimo.

260. ¿Quiénes pecan contra el octavo mandamiento? Pecan contra el octavo mandamiento:

* Quienes con sus palabras u obras intentan engañar a

los demás.

* Quienes calumnian, es decir, difunden cosas malas

de otros sabiendo que no son ciertas.

* Quienes dan falso testimonio de alguien ante un tri bunal de justicia o juran en falso.

* Quienes murmuran, es decir, difunden defectos del prójimo en su ausencia.

261. ¿Qué es mentir?

Mentir es decir algo falso con intención de engañar al prójimo que tiene derecho a la verdad.

262. ¿Tenemos obligación de revelar lo que sabemos? No, cuando el que pregunta no tiene derecho a saber lo, o cuando estamos obligados a guardar el secreto profesional o si con nuestras manifestaciones perjudi camos a otros.

263. ¿Qué obligación tiene el que ha perjudicado al pró jimo en su fama?

El que ha perjudicado al prójimo en su fama está obli gado, en lo posible, a reparar el daño causado.

264. ¿Qué derecho tiene la sociedad respecto a la infor mación en los medios de comunicación?

La sociedad tiene el derecho a una información funda da en la verdad, la libertad y la justicia.

Noveno mandamiento

265. ¿Qué nos manda el noveno mandamiento: ‘No con sentirás pensamientos ni deseos impuros? El noveno mandamiento nos manda que seamos puros y castos en pensamientos y deseos. Este mandamien to completa las enseñanzas del sexto mandamiento.

266. ¿Quiénes pecan contra el noveno mandamiento? Pecan contra el noveno mandamiento quienes volun tanamente se entretienen y deleitan en pensamientos y deseos impuros.

Décimo mandamiento

267. ¿Qué nos manda el décimo mandamiento: “No co diciarás los bienes ajenos?

El décimo mandamiento nos manda conformarnos con los bienes que Dios nos ha dado, y con los que honra damente podamos adquirir. Este mandamiento com pleta las enseñanzas del séptimo mandamiento.

268. ¿Qué prohibe el décimo mandamiento?

El décimo mandamiento prohíbe la avaricia, el deseo de una apropiación inmoderada de bienes terrenos y la envidia de las riquezas ajenas.

Los mandamientos de la Iglesia

269. ¿Cuántos y cuáles son los principales mandamien tos de la Iglesia?

Los principales mandamientos de la Iglesia son cinco:

* Oír misa entera los domingos y fiestas de precepto.

* Confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte, si se ha de comulgar.

* Comulgar por Pascua de Resurrección.

*Ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo man da la Santa Madre Iglesia.

* Ayudar a la Iglesia en sus necesidades.

270. ¿Para qué nos da la Iglesia estos mandamientos? La Iglesia nos da estos mandamientos para facilitar nos el cumplimiento de la ley de Dios, la práctica de las virtudes y el crecimiento en la santidad personal.

271. ¿Cómo cumpliremos con el primer mandamiento de la Iglesia?

Cumpliremos con el primer mandamiento de la Igle sia, asistiendo a la santa misa, escuchando con aten ción la palabra de Dios, participando en la oración y en los cantos y comulgando cuando nos sea posible.

272. ¿Cuáles son las fiestas de precepto en el Perú? Las fiestas de precepto en el Perú, además de todos los domingos, son las siguientes: Primero de enero, Santa María Madre de Dios; 29 de junio, San Pedro y San Pablo; 30 de agosto, Santa Rosa de Lima; primero de noviembre, Todos los Santos; 8 de diciembre, Inmaculada Concepción, y 25 de diciembre, Navidad.

273. ¿A quiénes obliga la ley de la abstinencia y del ayu no?

La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido 14 años y, la del ayuno, a los mayores de edad hasta los 59 años cumplidos.

274. ¿Cómo cumpliremos el ayuno y abstinencia? Cumpliremos el ayuno y la abstinencia ateniéndonos a las normas concretas que dicten a este respecto la Conferencia Episcopal y el obispo de la diócesis.

275. ¿A qué nos invita el cuarto mandamiento? El cuarto mandamiento de la Iglesia nos invita a la pe nitencia y a la austeridad, especialmente aquellos días y tiempos del año en que recordamos y celebramos los grandes misterios de la redención.

276. ¿Cómo cumpliremos el quinto mandamiento? Cumpliremos el quinto mandamiento de la Iglesia con tribuyendo, según nuestras posibilidades, a remediar las necesidades materiales de la Iglesia.

CUARTA PARTE VIDA CRISTIANA Y ORACIÓN

La gracia

277. ¿Con sólo nuestras fuerzas podemos creer y prac ticar lo que es necesario para salvarnos? No, con sólo nuestras fuerzas no podemos creer y prac ticar lo que es necesario para salvarnos, necesitamos la gracia divina.

278. ¿Qué es “gracia” y de cuántas clases es la gracia divina?

La “gracia” es el favor, el auxilio gratuito que Dios nos da para responder a su llamado, haciéndonos hijos de Dios y herederos del cielo. Puede ser de dos clases:

gracia santificante o divinizante y gracia actual.

279. ¿Qué es la gracia santificante o divinizante? La gracia santificante es el don gratuito que Dios nos hace de su vida, infundida por el Espíritu Santo en nues tra alma para curarla del pecado y santificarla, hacién donos hijos de Dios.

280. ¿Cómo nos da Dios el don divino de la gracia santificante?

Dios nos da el don divino de la gracia santificante por el sacramento del Bautismo.

281. ¿Cómo se pierde la gracia santificante?

La gracia santificante se pierde únicamente por el pe cado mortal.

282. ¿Cómo se recobra la gracia santificante?

La gracia santificante se recobra por el sacramento de la Penitencia y, también, por un acto de contrición per fecta con el propósito de confesarse cuanto antes.

283. ¿Cómo se aumenta la gracia santificante? La gracia santificante se aumenta:

* Por los sacramentos dignamente recibidos.

* Por todos los actos y obras buenas de nuestra vida que nos unen más a Dios y aumentan en nosotros el amor a El, si se practican en estado de gracia.

* Por los sacramentos dignamente recibidos.

* Por cada obra buena practicada en estado de gracia.

284. ¿Qué es la gracia actual?

La gracia actual es el auxilio que Dios nos da para res ponder a nuestra vocación de llegar a ser hijos adoptivos de Dios.

285. ¿Cuáles son las principales gracias actuales? Las principales gracias actuales son: las que recibimos por los sacramentos, las gracias de estado, los dones especiales para el servicio de la Iglesia y las ayudas constantes que recibimos de Dios para santificarnos y hacer el bien.

286. ¿Es necesaria la gracia?

Tanto la gracia santificante como la gracia actual son absolutamente necesarias para vivir como hijos de Dios y conseguir la salvación eterna.

El hombre

287. ¿En qué consiste la dignidad del hombre?

La dignidad del hombre consiste en:

* Haber sido creado a imagen y semejanza de Dios.

*Ser llamados a la santidad y bienaventuranza divina.

* Llegar libremente a la perfección de su vocación per sonal.

288. ¿Por qué decimos que el hombre es imagen de Dios?

El hombre es imagen de Dios porque Él ha creado su alma espiritual e inmortal, dotada de entendimiento y voluntad.

289. ¿Qué entendemos por vocación a la santidad o bienaventuranza?

Es la llamada paternal que Dios hace a todos los hombres a vivir su propia vida divina y a gozar de su bienaventuranza, es decir, acoger su promesa y vivirla en la fe para ser santos.

290. ¿Cómo puede el hombre realizar su vocación a la santidad?

El hombre puede realizar su vocación a la santidad con la ayuda indispensable de la gracia divina y siguiendo libre y fielmente los mandatos de Dios y la voz de la conciencia.

291. ¿En qué consiste la verdadera libertad?

La verdadera libertad del hombre, dañada por el peca do original, consiste en elegir el bien y rechazar el mal.

292. ¿Qué es la conciencia?

La conciencia es una voz interior que nos ayuda a luz gar el bien o el mal de nuestro actos.

293. ¿Qué obligaciones tenemos respecto a nuestra con ciencia?

Respecto a nuestra conciencia tenemos dos obliga ciones:

* Formarla rectamente.

*Obedecer su juicio, ya que cuando está rectamente formada, es un criterio de verdad moral que debe mos seguir.

294. ¿Qué nos exige la formación de la conciencia? La formación de una conciencia recta nos exige princi palmente tres cosas:

* Educarla durante toda la vida.

*Estudiar seriamente la doctrina cristiana.

* Leer con asiduidad la palabra de Dios y practicarla.

Las virtudes

295. ¿Qué es virtud?

Virtud es una disposición habitual y firme para hacer el bien.

296. ¿Cuántas clases de virtudes hay?

Las virtudes humanas se dividen en dos grandes gru pos: morales y teologales o sobrenaturales.

297. ¿Cuántas son las principales virtudes morales? Las principales virtudes morales, también llamadas cardinales, son cuatro: prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

298. ¿Cómo se adquieren las virtudes morales? Las virtudes morales se adquieren mediante actos humanos como son la educación y actos deliberados positivos realizados con perseverancia.

299. ¿Cuáles son las virtudes teologales?

Las virtudes teologales son tres: fe, esperanza y caridad.

300. ¿Por qué se llaman teologales?

Se llaman teologales porque tienen como origen, mo tivo y objeto a Dios Uno y Trino.

301. ¿Quién nos da las virtudes teologales?

Las virtudes teologales son infundidas por Dios en el alma de los fieles por el Bautismo y los hace capaces de obrar como hijos suyos y merecer la vida eterna. Se recuperan y aumentan por los otros sacramentos.

302. ¿Qué es fe?

Fe es una virtud sobrenatural por la que creemos en

Dios y creemos todo lo que El nos ha revelado y que la

Iglesia nos propone como objeto de fe.

303. ¿Qué debe hacer el cristiano respecto a la fe? El cristiano debe conservar la fe y vivir de ella; profe sarla, testimoniarla con firmeza y difundirla.

304. ¿Qué es esperanza?

Esperanza es una virtud sobrenatural por la que de seamos y esperamos de Dios con firme confianza la vida eterna y las gracias para merecerla.

305. ¿Cómo vivirá el cristiano la esperanza?

El cristiano pondrá su confianza en las promesas de Cristo, no en sus propias fuerzas, sino en los auxilios de la gracias que nunca le faltarán a pesar de las dificultades.

306. ¿Qué es la caridad?

La caridad es una virtud sobrenatural por la que ama mos a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios.

307. ¿Cómo vivirá el cristiano la caridad? Correspondiendo, no como esclavo sino como hijo, al amor que Dios le tiene y buscando el verdadero bien para el prójimo.

El pecado

308. ¿Qué es pecado? Pecado es pensar, de sear, decir, hacer u omitir algo contra la ley de Dios o de la Iglesia.

309. ¿Con qué otras palabras podemos decir lo que es pecado?

Podemos decir que el pecado es una ofensa a Dios. Es faltar al amor verdadero para con Dios, para con nosotros o para con el prójimo.

310. ¿Cómo puede ser el pecado?

El pecado puede ser mortal o venial.

311. ¿Qué es pecado mortal?

Es un acto contra la ley de Dios en materia grave, que aparta al hombre de Dios y destruye la caridad de su corazón.

312. ¿Qué se requiere para que haya pecado mortal? Para que haya pecado mortal se requiere: materia gra ve, conocimiento pleno y voluntad deliberada.

313. ¿Por qué el pecado grave se llama mortal? El pecado grave se llama mortal porque aparta al hom bre de Dios y le priva de la vida de la gracia.

314. ¿Qué es el pecado venial?

Es una ofensa leve a la ley de Dios, que no aparta al hombre de Dios ni le priva de la gracia, pero debilita en él la caridad.

La vida social

315. ¿Ha sido creado el hombre como un ser solitario? No, el hombre ha sido creado para vivir en sociedad y colaborar con su trabajo y esfuerzo al bien común.

316. ¿Qué es el bien común?

El bien común es el conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente su propia perfección.

317. ¿Qué exige el bien común?

El bien común exige:

* El respeto y la promoción de los derechos funda mentales de la persona.

* La prosperidad y el desarrollo de los bienes espiri tuales y temporales de la sociedad.

* La paz y la seguridad.

318. ¿Qué exige la justicia social? La justicia social exige:

* El respeto a la dignidad de la persona.

* La igualdad entre todos los hombres.

* La solidaridad.

* La justa distribución de los bienes.

319. ¿Debe servir la autoridad al bien común y a la so ciedad?

La autoridad, necesaria en toda comunidad humana, debe estar al servicio del bien común y debe ser ejer cida con medios morales aceptables.

La ley moral

320. ¿Qué entendemos por ley?

Entendemos por ley, los principios dados para el bien común, promulgados por Dios o por el que está a car go de la comunidad y tiene autoridad para ello.

321. ¿Cómo puede ser la ley?

La ley puede ser “natural” o “positiva”; de ésta última, la principal es la ley evangélica.

322. ¿Qué es la ley natural?

La ley natural es la que, grabada por el Creador en el corazón de todos y cada uno de los hombres, contiene los preceptos primeros y esenciales que rigen la vida moral para que pueda descenir, mediante la razón, el bien y el mal, la verdad y la mentira. Es universal e inmutable.

323. ¿Qué es la ley evangélica?

La ley nueva o evangélica es la que perfecciona aquí en la tierra todas las leyes. Es obra de Cristo y se con tiene en el Evangelio, principalmente en el sermón de la montaña. Es la ley del amor, de la gracia y de la libertad, y todos estamos llamados por Cristo a seguirla para nuestra perfección y salvación.

324. ¿Cómo conoce el hombre lo que es justo y bueno? El hombre conoce lo que es justo y bueno escuchan do la voz de su conciencia y ajustando su vida a las leyes que tienen su origen en Dios.

La oración

325. ¿Qué es oración?

Oración es la elevación del alma a Dios para alabarle, darle gracias, pedirle lo que necesitamos e interceder por los demás.

326. ¿Qué entendemos por oración de alabanza? Por oración de alabanza entendemos la que se dirige a Dios desinteresadamente, para darle gloria no sólo por lo que ha hecho sino porque es Dios.

327. ¿Qué entendemos por oración de acción de gra cias?

Es la que dirigimos a Dios, unidos a Jesucristo, para agradecerle todos los dones y beneficios recibidos.

328. ¿Qué entendemos por oración de petición? Es la que dirigimos a Dios para que perdone nuestros pecados, nos conceda su reino y nos socorra en cual quier necesidad verdadera.

329. ¿En qué consiste la oración de intercesión? La oración de intercesión consiste en una petición he cha en favor de otros, incluso de los enemigos.

330. ¿A quién dirigimos la oración?

La oración está dirigida principalmente al Padre; igual mente se dirige a Jesucristo y al Espíritu Santo. Invo camos también a la Virgen y a los santos para que in tercedan por nosotros.

331. ¿Es necesario orar?

Sí, Dios llama incansablemente a cada persona al en cuentro misterioso con El, y Jesucristo nos invitó in sistentemente a orar.

332. ¿Cómo se ha de orar?

Se ha de orar en nombre de Jesús, con fe viva, aten ción, humildad, confianza y perseverancia.

333. ¿Qué medios nos ayudan a orar? Nos ayudan a orar:

* La lectura de la palabra de Dios.

* La liturgia de la Iglesia.

* El ejemplo de la Virgen, los santos y de los cristianos que dan testimonio de fe, esperanza y caridad.

* Los acontecimientos de la vida diaria.

* La lectura de libros espirituales.

334. ¿Dónde podemos orar?

Los lugares más favorables para a oración son:

* El templo, que es el lugar propio de la oración litúrgica

para la comunidad cristiana.

* La casa, que debe ser el oratorio personal y familiar.

* Los santuarios, lugares de peregrinación y oración

popular.

*pero podemos y debemos orar en cualquier lugar y

tiempo.

El Padre nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

335. ¿Cuál es la oración más excelente?

La oración más excelente es el Padre nuestro, porque nos la enseñó el mismo Jesucristo; se llama también “oración dominical” o del Señor.

336. ¿Por qué se llama también oración dominical? Porque viene de la palabra latina “dominus”, que sig nifica “señor”.

337. ¿Cómo se divide la oración del Padre nuestro? La oración del Padre nuestro se divide en tres partes:

una invocación, tres deseos y cuatro peticiones.

338. ¿Qué expresamos con la invocación “Padre nues tro que estás en el cielo”?

Reconocemos a Dios como padre y nos confiamos ple namente a El.

339. ¿Cuáles son esos tres deseos?

Son: “Santificado sea tu nombre”, “Venga a nosotros tu reino”, “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”.

340. ¿Qué objeto tienen esos tres deseos? Tienen por objeto: la gloria del Padre, la santificación

de su nombre, la venida del reino y el cumplimiento de su voluntad.

341. ¿Cuáles son las cuatro peticiones?

Las cuatro peticiones son: “Danos hoy nuestro pan de cada día”, “Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”, “No nos deles caer en la tentación”, “Y líbranos del mal”.

342. ¿A qué se refieren esas cuatro peticiones? Esas cuatro peticiones se refieren a nuestra vida, para alimentarla, curarla del pecado y fortalecerla en el com bate contra el mal.

 

 

 

 

 

 

ÍNDICE

Presentación . 3

ORACIONES DEL CRISTIANO . . . 5

• La señal de la santa Cruz - El Padre nuestro - El Avemaría - Gloria - Salve - Confesión general - Actos de contrición - Acto de fe, esperanza y caridad - Gloria - El Angelus - El Santo Rosario - Letanías a la Virgen María - Oración de la mañana - Oración de la noche - Ofrenda a la Virgen María - Bendita sea tu pureza - Bajo tu amparo - Alma de Cristo - Al Espíritu Santo

- Oración de alabanza - Oración de la paz - Oración al Angel de la Guarda - Bendición de la mesa - Acción de gracias.

• El Credo - Los mandamientos de la ley de Dios - El manda miento nuevo de Jesús - Los mandamientos de la iglesia - Los sacramentos - Las obras de misericordia - Los dones del Espíritu Santo - Las bienaventuranzas.

INTRODUCCIÓN A LA DOCTRINA CRISTIANA 23

• El nombre de cristiano - La señal del cristiano - La doctrina cristiana.

1.            VERDADES QUE DEBEMOS CREER 25

• El Credo - Dios - Dios Padre - Dios creador - El hombre - El pecado original-Jesucristo- La encarnación del Hijo de Dios

- Vida pública, pasión y muerte del Señor - Resurrección del Señor - Ascensión de Jesucristo - El juicio final - El Espíritu Santo - La Iglesia - La Virgen María, Los santos y los fieles cristianos - El perdón de los pecados y la vida eterna.

II. SACRAMENTOS QUE HEMOS DE RECIBIR 48

• Los sacramentos - Bautismo - Confirmación - Penitencia - Eucaristía - Unción de los enfermos - Orden sacerdotal - Ma trimonio.

III            MANDAMIENTOS QUE HEMOS DE CUMPLIR        65

• Los mandamientos de la ley de Dios.

• Los mandamientos de la Iglesia.

IV.          VIDA CRISTIANA Y ORACIÓN 81

• La gracia - El hombre - Las virtudes - El pecado - La vida social - La ley moral - La oración - El Padre nuestro.